sábado, 2 de agosto de 2008

Restaurante Tao, en Jorge Juan

Hoy hemos comido en nuestro oriental de referencia, el Tao de la calle Jorge Juan (en Madrid... que esto de Internet hace necesario especificar...).

Hacía ya un tiempo que no íbamos, y hemos salido tan satisfechos que he pensado en recomendároslo aquí. Relación calidad precio excelente, carta variada dentro de las especialidades orientales, buen servicio y muy acogedor, con la cocina a la vista.

Hemos pedido lo siguiente:

  • Unas Gyoza fritas, que nos gustan más que las hervidas o al vapor.
  • Un Maki Roll mixto, sencillo, de atún y salmón.
  • Un bim bim bap: bol de arroz con carne, brotes de soja, un huevo frito... muy jugoso, nosotros lo pedimos siempre desde que lo descubrimos, y se lo recomiendo a cualquiera, es sorprendente. Aderezado con un toque de salsa de soja, insuperable.
  • Un tepanyaki de pato, en abundante cantidad y con cebollitas moradas troceadas. Fantástico plato para compartir.
  • Dos botellas de agua y dos cafés.
Todo, por 59 euros y pico... que en los tiempos que corren, y al precio que están muchos restaurantes, me parece más que justo... y aún podría haber salido más ajustado, pues nos sobraron o las gyozas o el maki roll (salimos muy llenos...).

Lo dicho, si os apetece un restaurante oriental, acercaros a Jorge Juan, 50, y probad el Tao. Se que la cadena tiene otros Tao, pero éste es, de los que he estado, el mejor con diferencia.

¡Salud y buen provecho!

2 comentarios:

Jorge dijo...

Juer, creía que no estabas en Madrid ya...
Y todo eso...¿se come con cuchara? aunque seguro que estaba mejor que el ragut del 27...
Un abrazo!

David A. dijo...

Estoy de paso, la semana pasada estuvimos en Cambrils, y hoy salimos para Gran Canaria.
Respecto a la cuchara, mayormente puedes usar lo que te venga en gana, ellos te ponen palillos, cuchillo y tenedor, pero te aseguro que si pides una cuchara te la traen (tienen, las he visto...;) )
Del ragut del 27 mejor no hablamos. Creo que tal y como estaba, lo de 27 no se refiere al sitio sino al año en que lo cocinaron...
Un abrazo...